Rincón del surreal

Escritos sobre la vida, la no-vida. Artículos de vaga filosofía.

Cuánta sumisión.

Cuánta sumisión. Cuánta sumisión en un mundo que nos pide a gritos que lo salvemos. Cuánta sumisión ante el holocausto animal, innecesario y evidentemente cruel y cínico. Cuánta sumisión hacia políticos sin intención de usar el poder para bien y explotan no sólo al animal humano o no-humano, sino también a la tierra y a su espíritu. Cuánta sumisión al alejamiento de la luna, a la oscuridad del sol, a los gigantes rascacielos que nos impiden ver el horizonte, que nos impiden seguir hacia adelante. “Mundo cruel”, exclaman. Jamás “humanidad cruel”. Elegimos parasitar, destruir a nuestro paso, porque el apoyo mutuo no lo quisimos aceptar. Porque preferimos el establecimiento de una jerarquía, así: vertical. No una horizontalidad, una verdadera igualdad. Porque nos hicieron temerle a la libertad, a la autonomía, a la autogestión. Porque inventaron la mentira de la muerte.

Hoy somos miles, si no millones, que creemos en una realidad tan ideal y utópica como la verdadera libertad. Y esto se debe a que no hemos creído en las falacias que los que siempre han gobernado dicen a través de los medios de comunicación, las mentiras que nos mantienen alienados y preestablecidos. Somos miles porque creemos en el trabajo digno, la unión libre, el apoyo mutuo, la libre sexualidad, la libertad animal, la buena relación con el medio ambiente, la inexistencia del racismo, sexismo, especismo, homofobia, la esclavitud, la iglesia, el gobierno, la nación y demás esquemas impuestos por los secuestradores de almas, por las víctimas de la codicia.

Y nuestro grito de emancipación recorre, cada vez más, los rincones de esta tierra salvaje, rebotando en cada pared construida por el hombre, llegando a los oídos del mundo, atravesando confines místicos y galácticos, alejándose de la realidad y haciendo un inimaginable trayecto hacia la idealidad, hacia ese mundo tan perfecto que Platón, en su taberna (más que en su caverna) llegó a idear. Somos los más, somos los nadie. Somos los solidarios y somos los podridos. Podridos por el cinismo, podridos por la maduración. Y esperamos pudrir todo, o más bien evidenciar que todo está podrido.

Los invito a buscar la libertad, a saborear la autonomía, a practicar la autogestión. Porque no tengo intención de seguir viendo guerras, de ignorar las masacres, de ver más negros los campos y más contaminadas las aguas. Porque quiero ver más cerca la luna, más luminoso el sol. Porque sé, en el fondo de mi alma, que todos juntos, todos, si nos movemos, la pirámide de la jerarquía caerá, pues somos el cuerpo de esta. Porque es tan inminente la victoria, que la mentira de la democracia jamás podrá contra el grito de la libertad.

Evolución, revolución y anarquía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: