Rincón del surreal

Escritos sobre la vida, la no-vida. Artículos de vaga filosofía.

Ella duerme.

Qué vaina tan infantil.

La historia se resume en fechas. Lamentablemente, en un colegio no dicen por qué el pueblo colombiano se sublevó ante la corona española; dicen que el 20 de julio de 1810 rompieron un florero. Luego se preguntan qué hicieron mal; por qué Colombia no tiene historia. Por eso es que se me complica tanto recordar fechas. Soy pésimo en ello y, sin duda, me ha traído problemas. Pero sólo problemas menores (mááááás o menos). No obstante, hoy recordé una fecha que puede que no sea importante, pero sí significativa.

Uno de los problemas es que no puedo escuchar The Beatles, porque ya me acuerdo de ella. Es incómodo. Ya han pasado cuántos meses y no falta el día de melancolía. Difícil olvidar varios lugares. Pasar frente a ellos y no recordar. Recordar genera memoria, mientras que memorizar genera olvido. 

Ayer, a modo de homenaje, me aprendí Come Together en bajo. Escuchándola, me di cuenta que hace tiempo no había puesto la canción para no recordar(la). ¡Es una canción perfecta! Quizás todo ocurre por alguna razón. Seguramente ella no escuchará La Renga, pero yo, como pésimo músico, sí debo escuchar The Beatles regularmente. No quiero ser subjetivo: yo la recuerdo. ¿Ella escuchará la voz de Chizzo?

A pesar de todo creo que es lo mejor. Quienes disfrutan la vida deberían hacer eso: disfrutarla. Vender Avon ha de ser interesante, si ello da felicidad y buen dinero. Uno, que bien marica sí es, decide complicarse. Esta mañana, justamente, mi hermanito estaba comiendo gomitas. Yo las dejé porque son hechas de gelatina y esta es extraída de “la piel, hueso hervido y molido, pezuñas, huesos, tendones, órganos y vísceras de ganado vacuno, porcino, equino y avícola” (Wikipedia). Suena hasta feo, pero uno ve una gomita en forma de gusanito y ¡qué manjar! Pues yo, hace ya medio año las dejé. También estoy dejando los McFlurry, porque McDonalds es una empresa que se lucra de la mierda de comida que vende (es rica, sí, pero una mierda literalmente). ¡Dejé de escuchar The Beatles!… por lo menos hasta ayer.

Sin intención de seguir desviándome del tema (que sos vos), lo importante es no complicarse, porque eso conlleva a pensar mucho, y nosotros, los pseudopensadores, pensamos sobre todo, pero mal. Un ejemplo muy empírico: me acabo de dar cuenta que el vaso de mi café dice ‘feliz día de la madre’, y recordé a tu madre, que no sé si aún la desprecias.

Me dan ganas de escribir esto por una simple razón: no tengo ni las ganas, ni la fuerza para decírtelo en la cara. Mis líneas de texto me resguardan, teniendo en cuenta que ni sé si vas —o no— a leer esto. Ten presente que si lo lees, es porque aún piensas mínimamente en mí. Y yo aún te recuerdo.

Hoy es 2 de junio. Lo único interesante es que mañana es festivo. En un año no recordaré esta fecha (porquecomoyadijelasfechasseolvidan) pero hoy seguramente escucharé todo el día a los Beatles, veré PD: te amo, tocaré bajo —que no es una guitarra, como algún día me dijiste que te gustaría, pero se asemeja— y, desviándome un poquito, veré el partido de mi Santa Fe. En la noche, como siempre, soñaré en un peculiar centro comercial y en un anillo partido. Leeré una linda carta de un 29 de julio y escucharé bien por la noche a la Renga. 2+2=3. O quizás Voy a bailar a la nave del olvido; canciones que siempre me hacen recordarte.

Feliz día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: