Rincón del surreal

Escritos sobre la vida, la no-vida. Artículos de vaga filosofía.

El sinsabor de los inmortales

La luna está enamorada del mar. Por eso le obsequia, todas las noches, su flemática tonalidad, para que los amantes se puedan recostar en la playa y cantar con sus ojos los agradecimientos al amor.

El sol está enamorado de la tierra. Por eso con sus rayos le da vida a la caótica, pero perfecta naturaleza. Todo el tiempo le dedica su más preciada energía, para transformarla en vida y tener algo por lo que enamorarse.

La vida está enamorada de la muerte. Por eso la única seguridad de la primera, es la segunda. Sólo hay una certeza a la hora de nacer, y es perecer. Lo que emana desnudo muere desnudo, por más ropa que lleve encima.

Los inmortales sienten celos de los mortales, porque ellos no entenderán la tonalidad del mar transparente, ni sentirán la energía del sol, ni se reirán de la paradoja de la vida, ni le temerán a la muerte.

Ellos saben, muy en el fondo, que el único dios es el amor, y que no lo sentirán por no saber qué mierda es el miedo a la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: