Rincón del surreal

Escritos sobre la vida, la no-vida. Artículos de vaga filosofía.

Archivos mensuales: febrero 2015

El sentido que nunca existió, ni existe

Siempre he pensado que la vida no tiene sentido. O por lo menos que dicho sentido es relativo. Lo que para unos es, para otros no lo es o es otra cosa. Para algunos el sentido de su vida es algo que jamás han visto ni verán (p. ej. Dios, la libertad, la patria o la felicidad), mientras para otros puede ser la riqueza, las drogas, la música o la familia.

Muchxs se la pasan buscándole sentido a la vida, sin saber que ni siquiera tienen. En su incansable búsqueda por el sentido, extraviaron su propia vida. Miran a su alrededor y hay dinero, pero no tienen vida. Se ven en un escenario con un instrumento pero lo que cantan es vacío y muerto. Van todos los días a misa pero olvidaron a sus amigos, su familia y su propia existencia. Drogaron a su cerebro, mas no a su ser.

Es mejor dejar de buscárselo. La existencia no requiere de sentido, pues no lo tiene el nacer para obligatoriamente tener que morir. Con pesar en mi alma manifiesto que existir es lo peor que nos pudo haber pasado, puesto que la paradoja más deshonrosa sería amar el existir pero tener que declarar que nunca lo quisimos, ni lo deseamos.

Cuánta gente tonifica su cuerpo para ser más pinta. Entre más músculos, más vacío hay adentro. Por lo menos un/a gordx está repletx por dentro. El alma de todas aquellas personas que prefieren enamorar por su estética debe sentirse sola, vacía y sin sentido. Eso, si el alma tiene la capacidad de sentir.

Y no quiero hablar de las cabezas huecas, que por tener únicamente aire allí, este ha oxidado todo lo que quedaba de inteligencia.

Pero debo revelarles mi hipocresía. Aunque yo estoy acá, dándomela de inteligente y de existencialista, tristemente también he elegido un sentido a mi vida, y es la libertad. Me creo libertario por estética, porque la libertad es mi placer dionisíaco. Creo firmemente que la libertad es la única salida a la mierda en la que estamos atrapadxs. La libertad es la única condición que puede propiciar una verdadera vida. Mientras tanto, seguiremos muertos. Seguiremos pudriéndonos.

Y debo hacer esta aclaración: la libertad propia está en función de la libertad de todxs. Si alguien es esclavo, todxs lo somos. Nadie es más libre que nadie, porque eso va en contra del mismo significado de libertad. El día en que no hayan más esclavos, ese día todxs seremos libres. El día en que no hayan más jerarquías y reine la anarquía, ese día seremos libres.

Mientras tanto, sigamos buscándole sentido.

Anuncios